Semillas de amaranto

     

    El amaranto, aunque no es un cereal, tiene muchas de las propiedades beneficiosas de esta categoría de alimentos. De hecho, en términos de contenido proteico, supera con creces a los cereales. Completamente libre de gluten, también es adecuado para personas que sufren de enfermedad celíaca.

     

    amaranto

     

    El amaranto es una planta herbácea perteneciente a la familia de las Amarantaceae que produce estas pequeñas semillas negras, marfil o rojas. La planta también produce aceite y hojas, que pueden consumirse crudas. Es una planta de origen muy antiguo. Junto con el maíz y la quinoa, fueron uno de los alimentos más populares entre incas y aztecas. Hoy en día se cultiva en todo el mundo, incluso como planta ornamental.

    Del amaranto se obtiene harina, pero también está el amaranto inflado, utilizado para el desayuno o para producir cerveza ya que estas semillas germinan y fermentan. El aceite también se obtiene de las semillas. El amaranto es rico en propiedades nutricionales, de las cuales derivan sus numerosos beneficios que veremos a continuación:

     

    Propiedades nutricionales

    Al igual que la quinoa, el amaranto tiene propiedades que lo hacen similar a un cereal, pero en realidad no lo es, por lo que no contiene gluten y puede ser incluido en la dieta de aquellos que sufren de enfermedad celíaca. Su contenido de hierro es alto, comparado con los cereales o pseudo-cereales. Pero también el fósforo, el magnesio y el potasio están presentes en buenas cantidades. También es rico en fibra dietética y calcio, y tiene vitaminas del complejo B y vitamina C. Las hojas de la planta, son más ricas en hierro que las semillas y se pueden cocinar de manera similar a la espinaca. Veamos ahora las características de los componentes principales.

    Hierro: el amaranto es muy rico en hierro, por lo que se recomienda tomarlo en caso de anemia o necesidad de este mineral y acompañarlo con alimentos ricos en vitamina C, como el kiwi, lo que facilita su absorción;

    Fósforo: El fósforo se encuentra en huesos y dientes, pero también en la estructura de varias enzimas. También actúa en procesos como la reparación celular;

    Magnesio: Este mineral es esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso, especialmente para los impulsos nerviosos, y para la contracción muscular. Una deficiencia de magnesio puede provocar irritabilidad, calambres musculares, insomnio, síndrome premenstrual, etc.;

    Potasio: El potasio se encuentra en muy buenas cantidades en el amaranto. Esto le da beneficios adicionales ya que el potasio es capaz de reducir la presión arterial y facilitar la eliminación del exceso de líquidos, dando una mano incluso en el caso de celulitis. También regula la frecuencia cardíaca y el equilibrio iónico, modula la transmisión de los impulsos nerviosos y la contracción muscular;

    Vitamina B5: el ácido pantoténico contenido en el amaranto es el precursor de la coenzima A, esencial para la síntesis de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas). Regula los procesos de crecimiento y desarrollo;

    Vitamina B6: el consumo de amaranto también es importante para el sistema nervioso, gracias a su contenido en piridoxina, esencial para sintetizar la mielina, regulando la síntesis de algunos neurotransmisores. Una deficiencia puede provocar insomnio, nerviosismo y depresión;

    Folatos: a nivel intestinal los folatos se transforman en ácido fólico, una vitamina esencial para el crecimiento, desarrollo y funciones del sistema nervioso. Una deficiencia durante el embarazo puede provocar graves malformaciones en el feto. El ácido fólico también se convierte en parte del proceso de síntesis de aminoácidos y hemoglobina. El amaranto proporciona alrededor del 40% del folato que el cuerpo necesita.

     

    Beneficios para la salud del amaranto

    Como hemos visto, el amaranto es rico en nutrientes que ayudan al cuerpo a mantener la salud, especialmente cardiovascular y gastrointestinal, pero no es sólo esto. Veremos más de cerca todos los beneficios del amaranto.

    Tiene un contenido alto de proteínas

    En comparación con los cereales clásicos como el trigo, el amaranto tiene una gran cantidad de proteínas importantes, ya que se compone de aminoácidos esenciales. El amaranto es por lo tanto útil para los que han elegido una dieta vegetariana pero especialmente vegana, porque proporciona una buena proporción de proteína vegetal.

    Es libre de gluten

    Como ya se ha mencionado, el amaranto no contiene gluten, que es el complejo proteico que determina la enfermedad celiaca en personas genéticamente predispuestas. Por lo tanto, este alimento puede ser consumido por celíacos y también por aquellos que padecen intolerancia al gluten, proporcionando, al igual que los cereales que contienen gluten, un suministro adecuado de carbohidratos complejos.

    Ayuda con la salud del sistema gastrointestinal

    Gracias a la ausencia de gluten y a su alto contenido en fibra, el amaranto es especialmente digerible y también está recomendado para personas con trastornos gastrointestinales. Por la misma razón, también es adecuado para la dieta de adultos mayores y niños desde las primeras etapas del destete. Además, la buena presencia de fibras permite vaciar fácilmente el intestino, facilitando la segunda parte de la digestión.

    Previene la anemia

    El amaranto contiene una buena cantidad de hierro, por lo que el consumo regular puede ayudar a prevenir un estado anémico resultante de la deficiencia de este mineral. Para optimizar la absorción de hierro de origen vegetal, es imprescindible combinarlo con alimentos ricos en vitamina C, como naranjas, kiwi o frutos rojos.

    Amaranto para la salud cardiovascular

    Esta propiedad del amaranto se debe a su contenido en fibras y fitosteroles. Estas son moléculas que tienen la capacidad de reducir los niveles de colesterol LDL, el colesterol malo y los triglicéridos. Esto resulta en un efecto beneficioso en la salud del corazón. Un estudio ha demostrado que añadir harina de amaranto a la harina de trigo para hacer pan, puede mejorar los perfiles lipídicos y glucémicos. Además, en otro estudio realizado en Rusia en 2007, los pacientes con cardiopatía coronaria e hipertensión, en cuya dieta se introdujo el amaranto, obtuvieron beneficios en los valores de presión arterial, colesterol total, colesterol LDL (colesterol malo) y triglicéridos.

    Contrarresta la diabetes

    El amaranto tiene un índice glucémico bajo en comparación con los cereales, por lo que los diabéticos pueden consumirlo sin tener molestos picos de insulina. Además, el contenido de fibra ayuda a reducir aún más la absorción de azúcares. La riqueza en proteínas también ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.

     

    Cómo usarlo y consumirlo

    A pesar de que no se usa mucho en la cocina, el amaranto se puede usar en muchas recetas. Se puede utilizar para preparar sopas, ñoquis y tartas, pero también ensaladas frías con verduras, albóndigas y hamburguesas de verduras. Debe cocinarse en abundante agua y durante mucho tiempo, generalmente de 30 a 40 minutos. Sin embargo, antes de su uso, es aconsejable lavarlo a fondo con agua corriente. También puedes hacer palomitas de amaranto. Cuando se calienta, las semillas de amaranto estallan, al igual que el maíz. El proceso de hacer palomitas de amaranto es similar al utilizado para el maíz.

    Contraindicaciones y efectos negativos potenciales

    El consumo de amaranto está contraindicado en individuos con alergias o intolerancias individuales. No se recomienda su uso en personas que sufren de enfermedad renal, gota y artritis reumatoide. Esto se debe a que el contenido de ácido oxálico en el amaranto inhibe la absorción de calcio y zinc. También es aconsejable no combinar el amaranto con alimentos ricos en proteínas, ya que ya contiene una buena cantidad de estas.

    Etiquetas:
    0 0 votes
    Article Rating
    Subscribe
    Notify of
    guest
    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments